ASÍ SOMOS LAS MUJERES

“No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella”. Les Luthiers

De nuevo en el día a día, parece que hace mil años ya que estuve de vacaciones… ayyyy!!!!

Uno de pasados:
Seguramente muchos reconozcan estas viñetas, incluso tal vez las hayan usado ya en sus clases. La verdad es que no estoy segura de si la he visto en algún libro de español… si alguno lo sabe agradecería que me lo dijeran. Yo la he encontrado navegando por internet.

Creo que puede ser útil para el uso del pasado.
Posibles propuestas:

1.- Borras los verbos y el alumno tiene que rellenar los huecos.

2.- Cambiar el indefinido por la forma de pretérito perfecto y contrastarla.

3.- Hacer una carta similar usando los pasados pero de un hombre a una mujer, ¿en qué cambiaría?. El ejercicio pasaría a llamarse “Así somos los hombres”

4.- Además se podría aprovechar para hablar de sentimientos, en el caso de que estemos estudiando verbos de sentimiento podría usarse de forma independiente. ¿Qué crees que siente la mujer por él? ¿cuáles son sus sentimientos…? ¿Qué crees que le molesta de él…? Imagina.

LOS JÓVENES Y LA PUBLICIDAD


LOS JÓVENES Y LA PUBLICIDAD

La publicidad tiene mucha influencia sobre las actitudes de la población. Esta influencia es particularmente importante y preocupante cuando de trata de los jóvenes. Como ejemplo, valga esta situación cotidiana:

Un chico le pide a su madre que le compre unas zapatillas de una determinada marca que anuncian en la televisión porque sus amigos de la pandilla ya las tienen y se burlan de él.

La madre se resiste a esta petición y le razona problemas de dinero. Incluso, en un tono más elevado y enfadada, le recuerda que tiene zapatillas suficientes y repasa todas las compras y regalos que le ha hecho en los últimos meses.
-¿Es que no tienes bastante?, le pregunta.

El chico mientras tanto, mantiene silencio y deja hablar a su madre hasta que poco a poco se va tranquilizando y le pregunta por el precio de las dichosas zapatillas.

En este momento, el chico con cara de bueno y en un tono alegre y afectivo le explica todas las bondades del calzado: molan cantidad, todos las tienen… Hasta llegar a “son un pelín caras, pero….”

Después de un rato, al final, la madre, como en otras ocasiones, concede el capricho al chico. ¡Ya nos arreglaremos!, dice con resignación.
La historia anterior es una prueba de cómo la publicidad dirigida a la juventud juega con el lugar y la posición de los chicos en los grupos. Encontramos con bastante frecuencia como el hecho de no mantener el dictado de la moda puede ocasionar en los chicos problemas de relación con sus iguales y puede llegar a provocar episodios de falta de autoconfianza.

Si analizas detenidamente las distintas publicaciones que tienen por objeto el público juvenil descubrirás que presentan unos contenidos muy atractivos para atraer vuestra atención. Y para atraer esa atención se valen , por ejemplo, de:
Presentar al “ídolo” para que el joven se identifique con él.
Estimular el cuidado del cuerpo.
Presentar la imagen del joven atractivo que consigue lo que se propone, etc.
Evidentemente, cada contenido lleva consigo un sinfín de mensajes y productos publicitarios a seguir.

Un problema importante que puede crear la publicidad está relacionado con el tiempo y el material que se presenta a los jóvenes. Este material ayuda a organizar e interpretar experiencias y en consecuencia a crear una propia imagen del mundo. Pero hay que tener cuidado para no llegar a interpretaciones erróneas inducidos por la publicidad.

En otro orden de cosas, se da la siguiente contradicción: que la publicidad tenga un campo tan inmenso dirigido a los jóvenes dado el poco poder adquisitivo que éstos tienen. A veces los jóvenes se ven obligados a adoptar patrones de modas alternativas al no poder obtener determinados productos, lo que se puede interpretar como una actitud de rebeldía hacia aquello que les resulta inalcanzable. (Ejemplos en las “tribus urbanas” caracterizadas por vestimentas y pautas de comportamiento propias y en ocasiones, en oposición al conjunto de la sociedad).

Es muy importante que los jóvenes sean conscientes de su papel como consumidores. Es necesario desarrollar recursos para que los chicos puedan informarse sobre el fenómeno publicitario de modo que puedan combatir y mostrarse más críticos ante el volumen y contenido de esta continua lluvia publicitaria.

COMPRENSIÓN LECTORA: LOS JÓVENES Y LA PUBLICIDAD.
A. Verdadero o Falso.

• La publicidad tiene la misma influencia en todo el mundo. ( V / F)
• Los jóvenes pueden tener problemas con otros chicos y con ellos mismos si no siguen la moda ( V / F)
• A veces podemos entender el mensaje publicitario de una manera equivocada ( V / F)
• Los jóvenes de hoy ya son muy críticos con el contenido de la publicidad (V/F)

B. Busca en el texto las siguientes palabras.

1.- corriente, habitual:
2.- grupo:
3.- activar, animar:

C. ¿ Qué crees que significa?

1.- molar cantidad:
2.- “ son un pelín caras”:
3.- poder adquisitivo:

EL BUSCADOR.- Comprensión lectora


JORGE BUCAY : EL BUSCADOR

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…
Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada.
Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.
El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.
Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días

Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.
Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas

El buscador se sintió terriblemente conmocionado.
Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.
Una por una, empezó a leer las lápidas.
Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años…
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó.
Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?
El anciano sonrió y dijo:
– Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…:

“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado.
A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?
Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?
¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?
¿Y la boda de los amigos?
¿Y el viaje más deseado?
¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?
¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

COMPRENSIÓN LECTORA:

1.- ¿ Cómo explica el autor qué es un buscador? ¿Estás de acuerdo?

2.- ¿ Por qué dejó todo y partió a Kammir?

3.- ¿Cómo era el cementerio que visitó?

4.- ¿ Cuál era la extraña tradición de ese pueblo?